Cada vez que un cantante o un actor afirma que ser famoso implica aislarte, miente. Lo último que sucede una vez que te conviertes en el rostro más atractivo para los medios y los fans es tener un momento a solas contigo mismo para descansar, reflexionar o simplemente comer, ¿verdad Justin Bieber?

Para nadie es un secreto que lugar al que llegue el intérprete de What Do You Mean? se convierte en el más asediado por los fans, ni siquiera para el propio cantante que, con la esperanza de que Australia fuera un país mucho respetuoso con los famosos, decidió dar un paseo por Queensland y disfrutar de un almuerzo tranquilo. Error.

Dicen que la esperanza muere al último, pero la de Bieber murió desde el primer momento que empezó a caminar como cualquier otro mortal por las calles de Sydney.

Poco a poco, conforme el cantante buscaba el lugar ideal para almorzar, los fans se arremolinaron como si estuviera a punto de iniciar un concierto en las calles. Bieber, como pocas veces sucede, intentó tomarse las cosas con calma y hacer como que nada pasaba, a pesar del ruido, los gritos y los cientos de celulares que sólo apuntaban a él disfrutando (si esa esa la palabra) su comida. Justin Bieber atacado por rios de fans en Australia

Sin embargo, en algún momento, pensando que si se tomaba algunas selfies con los fans todo se calmaría, se desesperó cuando todos empezaron a tocarlo y jalaro. “¡No me toquen la cara!” les gritó.

Si bien la gente del restaurante hizo todo lo posible para que los fans no invadieran el espacio donde Bieber comía, la policía tuvo que llegar para escoltar al cantante y evitar que esto se saliera de control.Justin Bieber atacado por rios de fans en Australia

Por obvias razones, Justin Bieber dio por terminado el proyecto “soy una persona común y corriente”, no sin antes agradecer la amabilidad del policía que lo escoltó hasta su coche y protegió de la Fiebre Bieber.

Comentarios

comentarios