Para muchos, Blake Lively y Ryan Reynolds son la encarnación de la pareja ideal: Atractiva, exitosa, cariñosa. Con una historia de amor que a más de uno le ha regresado la fe en el amor, Blake –en entrevista para la edición de septiembre de Glamour– habla sobre su relación, por qué su vida no es tan perfecta, y principalmente por qué no quiere que la gente crea que es así.

“Tengo suerte de tener alguien tan consciente” afirma la protagonista de Gossip Girl. “Yo digo (que lo amo) la mayoría de las veces, porque si digo ‘Todo el tiempo estoy enamorada de él’ la gente dirá ‘Oh, su vida es tan genial, ella es perfecta…’, es como un mecanismo de defensa”, confesó.

“No tiene sentido (pensar que la vida es perfecta). Simplifica a las personas. No todos los hombres, pero existe un grupo que desea entender y controlar a las mujeres… Las mujeres somos complejas. Esto es un (recordatorio) de que lo que se ve en los medios no es la vida real. La noche antes de esta entrevista tuve un ataque de ansiedad sobre cómo esto iba a repercutir en mí. Cosas como ‘Oh ella tiene una vida perfecta’ o ‘Su vida se está desmoronando’ son historias que le quedan a cualquiera. Una va pegada a la otra”, indicó. Blake Lively y Ryan Reynolds no son la pareja ideal que todos creemos

Sin embargo, sin importar las etiquetas, la actriz no puede ocultar que disfruta mucho de la persona que está a su lado, sobre todo de su humor:

“Él bien podría trabajar en el Enquirer. Cuando (Ryan) dice ‘mi hija’, él nunca habla de ella. Todo es inventado. Sólo lo hace para hacerme reír. Me enamoro cada vez que escribe esas cosas. Quiero decir, suele estar enamorada de él la mayoría de las veces, especialmente cuando hace eso”.

¿Podemos culparla por proteger esta relación a como de lugar?.

“Fuimos amigos durante dos años antes de empezar a salir. Lo trato como si fuera mi amiga. (Cuando algo me molesta) le digo ‘Esto paso. Me molesté por esto. Así me siento. Qué puedo hacer’ y él  hace lo mismo conmigo. Él me trata como si fuera su mejor amigo”.

Total alerta de ternura.

Comentarios

comentarios