Colombia y su gente, con la enorme capacidad de resiliencia, renació de las cenizas como el Ave Fénix, se despojó de la violencia, se perdonaron… Es un país invadido de mariposas, playas, caídas de agua y aroma a café. Por esto y más “Colombia es realismo mágico”… es pasión. Bogotá, su capital,  es la gran puerta y además un fascinante destino.

Ahora, gracias a Wingo, podemos escaparnos o hacer una parada en Bogotá. Desde la entrada al moderno Boeing Next Generation se nota la atención, la estética de vanguardia y la comodidad; a pesar de ser una aerolínea de precios bajos, la calidad no se ve comprometida. Es una gran oferta para el gran tráfico de personas de negocios y emprendedores que viajan a Bogotá con frecuencia y también para quienes quieren conocer más por menos. En esta ocasión aprovechamos la apertura de esta ruta y en un vuelo de menos de dos horas llegamos a Bogotá donde, después de un reparador descanso, salimos a conocer la ciudad.

Bogotá, un destino de cultura, de diversión y paz

Desde el Mirador del Cerro de Monserrate es posible ver una hermosa panorámica de Bogotá y un atardecer inigualable —Fotografía: Mario Carvajal (http://www.mariocarvajal.com).

El cerro Monserrate nos recibe con hortensias de todos los colores y mientras ascendemos en el teleférico, vamos descubriendo, gracias a la benevolencia del clima, una gran ciudad donde predomina el rojo terracota de sus edificaciones. Una vez en la cima, Alejandro, nuestro guía, nos cuenta acerca de la superstición que rodea a Monserrate: los novios que suben juntos al cerro terminarán casados. Aquí arriba se pueden encontrar lugares exquisitos para comer mientras se disfruta de una vista espectacular.
Lo que nos caracteriza a los latinos es la alegría que corre en nuestras venas. Por eso no puedes dejar de experimentar unas clases de salsa que te dejarán listo y prendido para disfrutar de la vida nocturna que ofrece la ciudad.

Saldrás con el paquete completo que te da una buena Salsa colombiana: ritmo latino, mirada y sonrisa encantadoras.
El centro de la ciudad brinda múltiples opciones, desde museos y galerías hasta restaurantes de comida típica y centros comerciales. Bogotá tiene más de 50 museos y 78 galerías de arte y numerosas estructuras arquitectónicas religiosas de la época colonial. Uno de esos museos es el del Oro, que posee la colección de orfebrería prehispánica más grande del mundo, un imperdible.
Y ni hablar de la gastronomía, la variedad es infinita y los sabores típicos se fusionan para presentarnos una propuesta original y vanguardista. Desde el típico Ajiaco con alcaparras y aguacate hasta un salmón en salsa de lulo (naranjilla) nos envuelven en el deleite de saborear esta cultura.
Bogotá, un destino de cultura, de diversión y pazSi quieres alejarte un poco de la ciudad y explorar las afueras, puedes tomar el Tren de la Sabana con dirección a Zipaquirá. Allá te espera una experiencia espectacular dentro de una mina de sal. Se trata de un recorrido de casi dos horas donde atraviesas 12 bóvedas que representan el Vía Crucis de Nuestro Señor para, al final, descubrir la Catedral de la Sal, un templo que celebra misas y recibe a muchos novios, el día de su boda. En un recorrido paralelo podrás también experimentar el arduo trabajo del minero.
¿Cómo dejar de lado barrios como la Macarena y Usaquén con su amplia oferta gastronómica, o la Candelaria que ha convertido sus calles en un museo haciendo de sus paredes, pisos y postes una galería de arte que acoge a los protagonistas del street art? Esta zona creativa, artística y bohemia, además de mostrarnos el talento de sus autores, nos cuenta de su historia, de la coyuntura política y de sus costumbres en un encantador tour de grafitis.Bogotá, un destino de cultura, de diversión y paz
Pero como dicen por ahí, si quieres conocer un país entra a una plaza de mercado. Los colores, los sabores y los olores que percibes allí son fruto de esa tierra, y Bogotá tiene varios y muy bonitos mercados. Tuvimos la suerte de conocer a doña Luz Dari en su puesto de almuerzos, quien accedió a ser nuestra maestra de cocina. Ella trabaja en el mercado hace muchos años. Gracias a ella y nuestro propio esfuerzo, almorzaríamos ese día. El menú: sanconcho, los cocineros: nosotros.  Pronto nos asignan tareas, unos pelan papas y yucas, otros pican hierbas, cortan tomate y cebolla y otros hacemos una deliciosa bebida de feijoa con hierba buena. Empezamos a poner la mesa, es la hora del almuerzo y empiezan a llegar los comensales que diariamente escogen el mercado para almorzar, por la frescura de sus productos y la sazón de las manos que los transforman en deliciosos manjares. Nuestro espectacular sancocho está listo y después de una agradable comida con Luz Dari estamos con energías recargadas para recorrer el mercado de pulgas en Usaquén donde se puede encontrar todo lo que la imaginación conciba, desde zapatos artesanales hasta helados y shows en la calle. Bogotá, un destino de cultura, de diversión y paz
Al final de la tarde, en Catación Pública nos espera Ana en el laborario de café, donde aprendemos de los diferentes niveles de tueste y tipos de molienda. Esto sumado al agua, la temperatura y el instrumento que usemos para pasarlo, influirán en la acidez y calidad. Después de esta experiencia no volveré a ver igual a una taza de café, ¡qué arte y qué conocimentos encierra la prepación de esta bebida!
Y para cerrar con broche de oro, o en este caso de esmeralda, no te vayas de Bogotá sin llevarte una esmeralda, o por lo menos, conocer su museo. La esmeralda colombiana es de las más resistentes, brillantes y de tonalidades más puras y profundas del mundo por las características del subsuelo del que se extrae, esto la hace de las piedras preciosas más apetecidas.
La noche nos despide en Andrés DC, el lugar perfecto para combinar gastronomía, música y fiesta. Aquí puedes disfrutar de un jugoso filete de carne acompañado de un aguardiente y poner en práctica las clases de salsa. Todo esto dentro de un marco lleno de detalles que reflejan el orgullo de ser colombiano, tanto por su decoración como por sus ritmos y sabores.
Así que si estás buscando tu próximo destino, la respuesta es Colombia, la respuesta es Bogotá y la mejor manera de llegar es Wingo. n

Comentarios

comentarios