Pink se convirtió en una de las grandes protagonistas de la noche del domingo en los MTV VMAs.

La cantante no solo era la gran homenajeada de la noche por su larga y fructífera carrera en el mundo de la música y la cultura pop, sino que una vez que subió al escenario para agradecer su dorado trofeo, la intérprete ofreció un muy asertivo discurso que sirvió para inspirar a los demás.

Pink comenzó compartiendo con la audiencia unas palabras que le dijo su hija Willow, de apenas seis años, con preocupación. “Mamá, soy la niña más fea que conozco. Parezco un niño con el pelo largo”. La cantante aprovechó esa anécdota para enviar un poderoso mensaje a las nuevas generaciones.

La estrella pop, luego de preocuparse, preparó una presentación en Power Point para demostrarle a su hija algunos puntos importantes que debía considerar antes de sentirse como se estaba sintiendo. Pink le mostró a su hija imágenes de Prince, David Bowie, Freddie Mercury, Elton John y demás estrellas catalogadas como “Andrógenos” explicándole que ellos “vivieron su verdad” sin importarle demasiado lo que los demás tendrían que opinar acerca de su apariencia.

Luego, la cantante detalló su propia experiencia… Cómo durante años recibió críticas por llevar el pelo corto y por tener un cuerpo “demasiado masculino”, y que nada de eso le impidió dejar de soñar y trabajar en lo que se quería convertir.

Pink le hizo algunas preguntas a su hija… Cuestionamientos que el público presente aplaudió reiteradas veces.

“Cuando la gente se burla de mi… ¿Me deja de crecer el pelo”, “No mamá”.

“¿Ves que cambie mi cuerpo?”, “No mamá”.

“¿Sigo llenando stadiums por todo el mundo?” “Sí mamá”.

Obviamente, las palabras de Pink sacaron hasta algunas lágrimas…

¡Nos fascinó!

Pero no dejes que te lo cuenten mejor míralo tu mismo.

 

Comentarios

comentarios