Este año la diva pop no quiso compartir su gran día con el mundo por una fuerte razón.

Taylor Swift suele ser bastante abierta con sus fieles seguidores, y siempre se ha caracterizado por demostrar que no teme hacer grandes fiestas para celebrar ocasiones especiales. Bien sea por su cumpleaños, Navidad o el Día de la Independencia, la ganadora del Grammy no escatima en gastos y mucho menos en invitaciones. Sin embargo, la celebración de su cumple número 27 fue muy diferente.

El pasado 13 de diciembre la intérprete de I Don’t Want To Live Forever recibió una lluvia de mensajes de felicidades por parte de sus amigos más íntimos. Claro, a excepción de su ex novio John Mayer, quien pareció burlarse de ella en un tuit bastante pesado.

Pero lo curioso de esta fecha fue que no la vimos celebrando en ningún lado con su famoso squad… ¿Por qué?

Esta vez Swift prefirió permanecer bajo perfil y hacer algo íntimo con sus más cercanos.

“La razón por la que Taylor no compartió nada de su cumpleaños es simple”, dijo un informante de HollywoodLife.com “Ella quería tener una fiesta tranquila y no dejar que todos supieran al respecto. Fue un día especial que ella quería mantener en privado, nada del otro mundo”.

¿Y a quién invitó a su exclusiva velada?

“Ella tuvo una linda cena con varios de sus amigos cercanos y mantuvo todo muy casual”, aseguró la fuente del portal.

Este 2016 Swift protagonizó varios episodios de escapismo en las redes sociales, como cuando terminó con Calvin Harris y luego cuando terminó con Tom Hiddleston.