Si ve a una celebridad probando nuevos productos todas las semanas y agradeciendo a las marcas por crear tales maravillas, lo más probable es que se trate de un influencer. Y cuando hablamos de celebridad, no nos referimos solamente a actrices o cantantes. En esta era digital todos pueden llegar a convertirse en los nuevos modelos a seguir. ¿Cómo hacerlo y no morir en el intento? Acá se lo contamos.

Bye Sicily 👋🏻 Milan and Paris are next 💪🏻 Leo and I are working our last weeks before Xmas holidays 🎅🏻

Una publicación compartida de Chiara Ferragni (@chiaraferragni) el

 

Por: Jonathan Reyes / Fotos: Getty Images • Instagram

Una reconocida periodista me dijo hace unos días que por ningún motivo iría al evento de lanzamiento de un nuevo perfume porque ya nada era como antes. Ella tiene más de cuarenta, no tiene hijos, su trabajo es su vida y en su cuenta de Instagram privada sus seguidores son solo sus más cercanos. Por eso no mira con agrado cómo los nuevos tiempos están formando una nueva categoría de seres humanos. Esos que se alimentan de “likes”, que publican sus relaciones amorosas con lindas fotos y mensajes cargados de amor. Los que aprovechan precisamente el Día de los Enamorados para pagar el canje que tienen con la empresa de flores, mostrando en vivo cómo regalan un precioso bouquet de rosas a su novia, la que a su vez tiene miles de seguidores en Instagram y Snapchat. Probablemente si usted no tiene una cuenta de Instagram (…really?) esta guía le servirá como introducción a ese mundo paralelo que se mueve gracias al smartphone.

De un tiempo a esta parte, el término “influencer” se ha hecho cada vez más conocido. Hoy, alguien que no es actriz, cantante, deportista o modelo puede convertirse en celebridad gracias a sus miles de seguidores en redes sociales, y a partir de eso atraer a marcas, algunas más importantes que otras, para hacer publicidad. Es una nueva forma de llegar a los potenciales consumidores en una era donde todo está regido por la forma en que compartimos nuestro día a día.

Influencers hay de todas las edades y ya no son solamente humanos. Hoy, un perro o un gato puede llegar a convertirse en influencer. Sí, leyó bien. Si usted quiere convertirse en un influyente de relevancia, es importante que sepa qué área le acomoda. Acá le mostramos algunas. Puede que se entusiasme mientras va leyendo, pero, por favor, no vaya a cometer el error de comprar seguidores, porque eso es lo menos digno que puede hacer. Un real influencer (léase en inglés) jamás lo haría.

Simple, Básico.. pero EFECTIVO y nutritivo💪🏼no tienes que comer super elaborado ni costoso para comer saludable 😉

Una publicación compartida de Sascha Barboza (@saschafitness) el

¿Hacia dónde debiera ir el futuro en este mundo de los nuevos modelos a seguir? Algunas marcas ya están dando pasos en nuevas direcciones, más cercanas y reales. Para Tatiana Guiloff, “el futuro va hacia la coherencia, la conexión y la credibilidad, lo que supone ser capaces de generar campañas creíbles en todas sus aristas. Lo genuino será cada vez más valorado”, puntualiza. Para muchos de los que asisten a eventos, fiestas y lanzamientos de productos y que se topan a diario con los nuevos influencers, es importante no caer en extremos. Nadie quiere que en nuestro país tengamos que presenciar casos tan terribles como el de Celia Fuentes, una joven modelo participante del programa de Sara Carbonero “Quiero Ser” que buscaba, precisamente, al mejor influencer de España. El mes pasado, Celia fue encontrada muerta en su departamento. Días después se supo que se había suicidado colgándose de la escalera con una sábana. Celia parecía tenerlo todo: dinero, fama y miles de seguidores. Pero eso no bastó para que la fuerte depresión que sufría a escondidas fuera más potente y la llevara a tomar esa terrible decisión. Antes de suicidarse, Celia subió a su cuenta de Instagram una foto simulando una siesta en ropa interior Calvin Klein. Fue su último posteo como influencer. Uno de sus amigos dijo más tarde que “su vida era una fachada”.

Comentarios

comentarios