Parece que Tiffany Trump está pagando los platos rotos de su padre.

Este sufrió el lunes la hija de Donald Trump sufrió un rechazo durante el show de Phillip Plein en la Semana de la Moda de Nueva York cuando varios editores de revistas se cambiaran de sus sillas asignadas para no estar cerca de la hija del presidente.

El programa se demoró en empezar debido a esa situación, que quedó reflejada cuando algunos de los asistentes acudieron a Twitter para mostrar los cambios de asiento con imágenes de la hija del magnate de 23 años sentada sola y rodeada por sillas vacías.

Nikki Ogunnaike, editora de moda de Elle, tuiteó que el programa comenzó tarde debido a los caóticos cambios de asientos y que los asistentes estaban “huyendo” para no sentarse alrededor de Tiffany.

Lo más sorprendente de todo es que la propia Tiffany ha querido  darle las gracias a Whoopi Goldberg por haberse sentado junto a ella.

“Gracias Whoopi Goldberg, a mí también me encantaría sentarme contigo”, le aseguró la guapa rubia, fruto del segundo matrimonio de Donald Trump con Marla Maples, con quien estuvo casado de 1993 a 1999.

Durante la campaña electoral que llevó a su padre a la Casa Blanca, Tiffany mantuvo un perfil muchísimo más discreto que su hermana mayor Ivanka, hija de Trump y su esposa Ivanna y la favorita de todos los cinco retoños del comandante en jefe de Estados Unidos, según la habladuría popular. Los rumores afirman que la imagen de Tiffany fue duramente controlada durante la carrera presidencial, llegando incluso a controlarse su Instagram para que no dañara la imagen del empresario reconvertido en candidato por el partido republicano.

¿Tendrá que la familia Trump lidiar con estos desplantes 4 años?

Comentarios

comentarios