Después de 20 años de la muerte de Lady Di, todo indicaría que los príncipes William y Harry han superado ese triste episodio en sus vidas, sin embargo, por primera vez Harry admitió que el proceso ha sido muy difícil, tomando en cuenta que tardó muchos años en comprender que reprimir sus sentimientos no servía de nada.

“Si miras el hecho de que perdí a mi mamá a los 12 años… y que todo lo que sucedió desde entonces me puso en los reflectores y la presión que eso implicaba…”, explicó en entrevista para Bryony Gordon’s Mad World, “y que luego me fui a Afganistán a trabajar en la unidad de recuperación de los soldados, lidiando con muchos de sus problemas… A nadie le gustaría estar ahí. Fue como un ‘OK, algo anda mal contigo. No es normal’…”.

Y sí, aunque no era la reacción esperada –acepta–, fue una forma de negar lo que realmente sucedía, lo que realmente sentía. “Mi manera de lidiar con todo eso era enterrar mi cabeza en la arena y rehusarme a pensar en mi mamá porque de nada serviría. Sólo me pondría triste y eso no la iba a traer de regreso”.

Bajo ese lema Harry pasó la mayoría de su juventud diciéndose a sí mismo que todo estaba bien, pero hoy –admite– es consciente de los efectos de huir de sus emociones.

El Principe Harry admite que haber bloqueado todas sus emociones fue lo peor que pudo haber hecho.

“(Hoy) puedo decir que perder a mi mamá a los 12 y bloquear todos mis emociones durante los últimos 20 años ha tenido un duro efecto no sólo en mi vida personal, también en mi trabajo… Fue hace unos tres años que gracias al apoyo de mi hermano y otras personas que comenzaron a decirme ‘Necesitas lidiar con esto. No es normal pensar que nada puede afectarte’ que comencé a tener algunas conversaciones (entiéndase terapia), y me di cuenta de que nunca había procesado nada, fue como un ‘hay muchas cosas que necesito enfrentar“.

Fue así que a los 28 años decidió trabajar en sus emociones y salud mental. Para cuando cumplió 30, relató, finalmente sintió que podía conversar consigo mismo y con otros acerca de lo que sufrió: “(A veces) no necesito un consejo, sólo necesito escucharme”. Nunca es tarde.

“Mi madre creía que si estás en una posición privilegiada o de mucha responsabilidad y que puedes poner tu nombre en algo en lo que crees genuinamente, entonces puedes romper cualquier estigma“, así que con estas palabras Harry está dando un mensaje contundente al mundo donde deja atrás aquella imagen del Harry fiestero, inmaduro, mujeriego para presentar al Harry adulto y maduro en todos los aspectos, incluido el amor.

Comentarios

comentarios