Rihanna nos tiene acostumbrados a dar material para comentar sobre sus atuendos, casi siempre muy destapados. Por eso la novedad del look que lució este fin de semana en Coachella.

La cantante lució un shorts de jean desgastado y una camiseta, algo bastante usual en el festival de música californiano… Lo raro fue que debajo se puso -a modo de segunda piel- una malla brillante que la cubrió de pies a cabeza, y cuando decimos cabeza, es que hasta la cabeza estuvo cubierta.

Su look es de Alessanddro Michele para Gucci, y fue presentado en las pasarelas de Milán el pasado mes de febrero.

Las redes sociales ardieron apenas RiRi publicó la imagen en Instagram, catalogando el atuendo como una “bola de discoteca”, ya que realmente hacía que cada parte de su cuerpo brillara.

Rihanna brilló literalmente… míralo y júzgalo tu mismo.

Rihanna no pasa desapercibida en el festival de Coachella.

Comentarios

comentarios