Shany está de vuelta. Después de vivir unos años en Bogotá y proyectarse internacionalmente, hoy está en Ecuador, protagonizando la obra “Te quiero muñeca”, en el Teatro Sánchez Aguilar.

Cuéntanos cómo ha sido esa experiencia.

“Te Quiero, Muñeca” ha sido mi mayor reto y regalo teatral por el cual siempre estaré agradecida. La oportunidad de interpretar dos personajes: Nora, una muñeca biónica “perfecta” que atraviesa tres reprogramaciones, y Eva, la tímida chica del laboratorio en la cual está basada Nora, fue sumamente desafiante pero gratificante. Estos dos personajes, totalmente opuestos, me permitieron explorar mi capacidad interpretativa, corporal y vocal como nunca antes.Shany Nadan “Mi vida jamás es monótona”

Después del camino recorrido ¿qué significa para ti la actuación y cómo ha cambiado respecto a la idea inicial que tenías?

Cuando recién inicié, la actuación significaba mi espacio de juego, exploración y diversión; un oficio que me intrigaba, desafiaba y permitía descubrirme.Hoy mi concepción sobre la actuación ha madurado, ahora la concibo como una gran responsabilidad y un compromiso social.Me siento más compenetrada con mi trabajo. Busco a través de este arte respetar una historia, honrar un personaje, despertar una audiencia y que sirva para generar diálogo y reflexión. Mi compromiso es ser un agente cultural que trasmita la importancia del teatro y de los artistas en la sociedad.

¿Qué diferencias encuentras entre el mercado internacional y el nuestro en cuanto a la industria de la actuación?

El mercado internacional es sumamente competitivo y exigente. Buscan artistas integrales que además de ser talentosos tengan mucha preparación y versatilidad. En Ecuador la industria actoral tiene todavía camino por recorrer. Todavía nos falta educar y disciplinar más al artista, elevar la calidad de las producciones y concientizar a la audiencia. No deberíamos contentarnos con lo empírico e improvisado ya que así no llegaremos a la excelencia.

Shany Nadan “Mi vida jamás es monótona”

¿Qué es lo bueno y lo malo de tu carrera?

Lo bueno es que mi vida jamás es monótona. Cada día sucede algo diferente: un nuevo proyecto, personaje o historia. Para mí es tan divertido lo que hago, que no lo siento como un trabajo. Lo malo es que muchas veces me toca estar lejos de mi familia, amigos y me pierdo de compartir momentos importantes con mis seres queridos.

Shany Nadan “Mi vida jamás es monótona”Shany Nadan “Mi vida jamás es monótona”

Comentarios

comentarios