La ‘top’ ha pasado por uno de los momentos más temidos cuando pisan la pasarela: tropezarse con su propio vestido. Una situación incómoda de la que ha salido muy airosa

Uno de los peores momentos de las tops es experimentar sobre la pasarela una de las situaciones más bochornosas que pueden sufrir en su trayectoria profesional. Ser observadas mientras sufren un tropiezo o, lo que puede ser peor, perder el equilibrio y acabar por los suelos mientras el show continúa como si no existieran.gigi_hadid_tropiezo_desfile_moschino_fw17_1-z

Gigi Hadid, la top model que tiene todos los reflectores encima, la que pone de moda todo lo que luce, la amiga de sus amigas, la abanderada del nuevo ‘grupito’ de modelos que triunfan en Nueva York, ese formado por su hermana pequeña Bella, Kendall Jenner y Hailey Baldwin. Sí, Gigi ha pasado por ese momento en los que el resto de seres terrenales también pensaríamos “trágame tierra”. ¿En donde? En el show de Moschino, donde su director creativo, Jeremy Scott, presentó sus propuestas para la colección otoño-invierno 2017-2018 dentro de la Semana de la Moda de Milán.

 

gigi

Todo pasó cuando se le enredó el zapato en los flecos que decoraban el bajo de un maravilloso vestido largo asimétrico, con mangas de tul y motivos flores y geométricos a todo color, con una estética lady con pinceladas retro.

Un pequeño tropiezo del que salió muy airosa demostrando que controla perfectamente la pasarela. Y es que la gran Gigi no solo es una de las celebs con un envidiado vestidor sino una de las tops con más peso actualmente en la industria. Después de ver esto, podemos decir que profesionalidad no le falta.