Sí, ¡30! Toma las que necesites y empieza a construir tu versión más espectacular. Piel radiante, pelo seductor, maquillaje sentador y el realce natural de tus mejores atributos, son solo cuestión de técnica.

La mirada, tu carta de presentación

 

  1. Para una mirada de infarto

Empecemos por las sombras, usa los colores más oscuros en el arco del ojo y los colores más claros en el párpado móvil, así lograrás abrir al máximo la mirada. Remata con un buen delineado, rizando tus pestañas y fijándolas con un rímel a prueba de agua.


  1. Combate los ojos hinchados y las ojeras

Te vamos a dejar un secreto. En el afán de evitar la hinchazón y las ojeras de los ojos, muchas mujeres usan cremas hidratantes en el contorno de los ojos. Esa es una mala idea. El tejido que rodea a los ojos es muy fino y con pocos poros, por lo que un producto demasiado pesado puede provocar hinchazón. Así que usa productos ultra ligeros y especialmente elaborados para esta zona y seguro tu mirada se verá más joven. Por supuesto, las rodajas de pepino y las cucharas frías siguen siendo el perfecto truco de la abuela.

  1. Despierta la piel de tu rostro

Para revivir a la piel del rostro, los especialistas usan un par de gotas de aceites esenciales como pomelo y camomila. Su textura seca y ligera crea un efecto fresco ideal para recibir los beneficios de la pre base, el corrector y la base.

  1. Pestañas de rizado perfecto

¿Una mirada increíble con pestañas caídas? Imposible. Un truco para lograr el rizado perfecto de pestañas en usar un rizador normal y uno más pequeño. Empieza por calentar ligeramente el rizador normal con la secadora. Antes de colocarlo sobre tus pestañas asegúrate de la que la temperatura sea segura. Riza. Y para las zonas problemáticas y las pestañas finales usa el rizador mini. Entonces tus pestañas estarán listas para recibir tu rímel preferido.

  1. Pestañas XL ‘in’

Si de ojos y pestañas hablamos, una expresión ‘maxi’ es la tendencia. Hoy están muy de moda las extensiones de pestaña (para alargarlas y espesarlas) y el uso de máscaras de pestañas con cepillos perfectos para darles cuerpo. ¿Cómo aplicar correctamente el rímel? Un primera pasada desde la raíz, alcanzando toda la extensión de la pestaña. Una segunda pasada, desde la mitad hacia afuera. Y una tercera pasada tan solo en la raíz. Maquilla las pestañas finales y las de abajo con la punta del cepillo, lograrás un efecto dramático, aprovechando cada pelito.

  1. Amamos los ojos grandes

Además de batallar con las ojeras, colocar bien los tonos de sombra y lograr unas pestañas ultra largas, prueba con un maquillaje con énfasis en los ojos, que use trucos como usar un lápiz blanco para perfilar la línea interna de los ojos, y en donde los labios lleven tonos muy discretos, como los rosados y el nude.

  1. Labios ¿los estás olvidando?

Como el resto de tu piel, la de los labios requiere de rutinas de cuidado diario. Entre ellas, protegerlos del viento y los climas extremos, usando protectores ligeros especialmente hechos para labios. Además, debes desmaquillarlos a diario con bases oleosas que te garanticen limpieza profunda.

  1. El paso obligatorio para labios sensuales

¡Exfoliar! La piel de los labios también necesita revitalizarse y que mejor que una pasta de azúcar con miel para frotarlos suavemente. Luego viene la dosis de hidratación que no tiene que ver con la aplicación de bálsamos sino con la toma diaria de agua para hidratarlos. De esta forma lograrás piel de terciopelo, perfecta para lucir labiales mate, que están muy de moda.

  1. Trucos del corrector en tu rostro

Amamos el corrector para batallar con las molestosas ojeras, pero también puedes utilizarlo sobre los huesos de los pómulos para iluminar sutilmente. Una repasada sobre la zona T disimulará el brillo y los granitos de la piel. En la nariz, alrededor de las fosas nasales, afinará tus rasgos y unificará el tono de la piel. Y en los párpados, unos toques disimularan las venitas o el tono oscuro y de paso iluminará tu mirada y dejará que las sombras duren mucho más tiempo.

  1. El arcoiris de los correctores

El común de las mortales, es decir, las que no somos maquilladoras profesionales conocemos un solo tono de corrector, y es de color piel. Sin embargo, para una maquillaje perfecto, hoy tenemos al alcance un gran abanico de tonos de corrector para distintos usos. Empecemos por el salmón, ideal para camuflar manchas muy oscuras en pieles morenas y para disimular las ojeras azuladas. Amarillo, ideal para cubrir puntos negros y disimular ojeras amoratadas. El verde, es ideal para cubrir las fastidiosas áreas rojas. El morado, es ideal para cubrir cualquier imperfección en pieles amarillentas. El rosado, opacará las manchas oscuras en pieles muy claras y tapará esas molestosas venas verdes. Para una experiencia más precisa, déjate asesorar por un especialistas y compra el corrector ideal.

 

Pelo al cien por ciento

  1. Cepíllalo con devoción

No es casual que los más reconocidos expertos en cuidado capilar recomienden cepillarlo diariamente, todas las noches. Hazlo con cariño, con cuidado; los resultados son prodigiosos. El cepillado tiene un efecto exfoliante en el cuero cabelludo, elimina restos de productos, estimula la circulación sanguínea, lo fortalece, potenciando su crecimiento. Además el pelo gracias al cepillado, pasa de la fase telógena (en proceso de caída) a la fase anágena (el momento del nacimiento del cabello).

  1. Ojo con la temperatura

Ni muy fría ni muy caliente, es la recomendación sobre la temperatura del agua cuando vas a lavar tu pelo. Aunque la mayoría de recomendaciones coincide en que un buen chorro de agua fría al final del lavado, estimula la circulación, cierra la cutícula y exalta el brillo natural, también es cierto que el agua fría no elimina la grasa del pelo. Si el agua es muy caliente, el cabello se debilita. Así que la fórmula mágica será ‘ni muy muy ni tan tan’, y vamos todos por el agua tibia.

  1. La fidelidad (con el shampoo)

Un mito a romper. Esa creencia de que hay que cambiar periódicamente de shampoo para que el pelo no se acostumbre a uno solo y se vuelva inmune a sus beneficios, queda descartada por muchos expertos, frente a la falta de evidencia científica. No hay pruebas de que así sea y esta creencia se ha construido solo en base a la percepción de cómo cada cabello responde a un determinado producto.

  1. La magia del aceite

Dos grandes gurús del cuidado capilar de las celebridades, Eduardo Sánchez y Philip B, son fans absolutos de los tratamientos en aceite para reparar la fibra capilar, principalmente si se trata de un pelo que ha recibido tintes o tratamientos químicos. El aceite restaura cada fibra capilar produciendo aquel natural brillo que lucen los cabello sanos. ¿Cómo y cuándo aplicar un tratamiento de aceite? Los expertos recomiendan dos veces por semana, mechón a mechón y dejándolo actuar de 20 minutos a varias horas. Una alternativa más casera es embadurnar de medios a puntas tu pelo con aceite de oliva, recogerlo en un moño y dejarlo actuar toda la noche.

  1. ¡Proteínas!

Somos lo que comemos, y con el pelo no hay excepción. Las dietas relámpago y los cambios bruscos de peso afectan la salud de nuestro pelo. Entre los hábitos alimenticios que más benefician a la salud capilar está el consumo regular de proteínas de origen animal (huevos, leche, queso, pescado y carne), vitaminas del grupo B, D, magnesio y zinc. Y será clave también el consumo de proteínas vegetales, presentes en nueces, frijoles y granos enteros, y de frutos rojos, que contienen altos niveles de antioxidantes.

  1. Aguacate y huevo

Los nutrientes y aceites esenciales del aguacate tienen poderosos efectos en la salud capilar; estos combinados con los beneficios del huevo darán un toque transformador a tu pelo. Aplasta un aguacate con un tenedor, añade una yema de huevo (sí, solo la yema) y una cucharada de aceite de oliva. Deja actuar esta pasa en tu pelo y cuero cabelludo por 20 minutos y enjuaga. Puedes repetir el tratamiento dos veces al mes.

  1. Restar para sumar

Sí, por contradictoria que suene la fórmula, aplica en el cuidado del pelo. Para que crezca debes cortarlo, no todos los meses, pero al menos cuatro veces al año. ¿La razón? Si saneamos las puntas, el pelo crecerá con fuerza y saludable. Así que el mejor regalo que puedes hacer a tu cabello es recortar esas puntas secas y dejarlo crecer.

  1. Todo exceso es malo

Esto lo sabemos de sobra. Sin embargo, nos referimos aquí a los cuidados del pelo. Mucho shampoo y mucho acondicionador solo pueden condenar la salud de tu pelo. Lavarlo diariamente estimula la seborrea en el cuero cabelludo y elimina los aceites esenciales que el pelo necesita. El exceso de acondicionador, al que recurrimos en busca de suavidad, podría imprimir en él un aspecto de pesadez, poco limpio y poco sedoso. La cantidad adecuada no debe exceder a la que cabe en una cuchara pequeña.

  1. Enfrenta al incómodo frizz

Las causas pueden ser diversas, la más común parece ser la falta de hidratación. Si ya has probado todas las alternativas caseras para hacerle frente a ese rebelde frizz, prueba esta más. Mezcla unos 120 cm3 de vinagre de sidra de manzana con un litro de agua y aplica esta preparación a tu cabello seco antes de lavarlo. Además de eliminar el frizz el efecto de esta formula casera será de un potente brillo.

  1. Dos pájaros de un tiro

El color puede jugarte a favor por partida doble: dándote un nuevo look y aportándole cuerpo a tu pelo. Escogiendo adecuadamente el tipo de mechas y tinte a aplicar, podrás dar a tu pelo la sensación de mayor volumen, un acertado efecto visual. Eso sí, asesórate con un experto en color, para un resultado impecable.

  1. El mimo que no debe faltar

Las caricias. Sí, un masaje sostenido, con la yema de los demos por dos minutos cada noche, dos o tres veces por semana, es suficiente para que tu cabello y cuero cabelludo te lo agradezcan. La circulación sanguínea se verá estimulada, así como la nutrición capilar y la oxigenación de los folículos. Aunque muchos dicen que estimula el crecimiento y combate así la calvicie, al parecer no hay evidencia científica sobre ello.

 

Anti aging, la pausa al reloj

 Aparte de los tres pasos obvios e indispensables en prevención, no fumar, usar siempre bloqueador y beber suficiente agua al día (los expertos recomiendan la mitad de tu peso en onzas. Es decir, si pesas 130 libras, bebe 65 onzas que equivalen a poco más de 8 vasos), estas recomendaciones serán el equivalente a pequeñas pausas al reloj. Y como bien sabemos, ¡todo suma!

  1. Microneedling, un llamado a recomponer

¿Colágeno dónde estás? A partir de los 40 años empezamos a perder colágeno en la piel, un agente clave en la firmeza y elasticidad de la misma. Afortunadamente, podemos “hackear” nuestro sistema a través de la técnica de microneedling. Se trata de un pequeño rollo con agujas que al pasarlo por la piel crea micro laceraciones que activan el sistema natural de reparación del organismo, haciendo un llamado a activar la producción de colágeno. No es tan doloroso como suena y además disminuye cicatrices por acné y potencia el efecto de tu serum favorito. Para probarlo en casa recomendamos un rollo con agujas de .25mm, de ahí puedes avanzar hasta uno de máximo .5mm.

  1. “Lifting” en un flash

Así es, sin bisturí, sin período de recuperación y con efecto inmediato. Los mejores resultados se logran durante una sesión de radiofrecuencia en un spa profesional en la que se aplica calor que llega a las capaz profundas de la piel, estimulando la producción de colágeno, combatiendo la flaccidez de la misma y tonificándola al instante. La sesión dura alrededor de 60 minutos y los resultados son inmediatos, aunque es necesario repetirla cada 4 a 6 semanas para mantener un efecto prolongado. También puedes optar por un aparato casero, como el Nu Face, que en sesiones de 5 minutos emite microcorriente en tu rostro y logra un efecto tensor inmediato.

  1. Jade, adiós puffiness

Cada vez escuchamos más sobre los beneficios de un pequeño rollo con piedras de jade en cada extremo (una más pequeña para debajo de los ojos y una más grande para el resto del rostro), así que decidimos probarlo. El rollo masajea el sistema linfático, ayudando a eliminar toxinas y estimulando la circulación, lo que resulta en piel más radiante. Si se lo coloca previamente en la refrigeradora, el efecto frío es efectivo para reducir las zonas hinchadas, especialmente alrededor de los ojos. Nos gustó la sensación y pudimos comprobar sus resultados.

  1. Dormir, ojo con la posición

Las personas que duermen de lado presionan durante largas horas la piel del rostro, contribuyendo a la formación de arrugas prematura, por lo que es preferible hacerlo de espaldas. Si no logras hacer el cambio, al menos reemplaza el forro de tu almohada por uno de seda. La seda es más delicada con tu piel y además ayuda a disminuir el frizz del pelo.

  1. Limpia y exfolia, ¡todo lo que insistamos es poco!

No hay belleza sin una piel completamente limpia y células constantemente renovadas. Sin embargo, para ello el uso de los dedos no basta. Incorpora a tu rutina diaria un cepillo con tecnología sónica ya que son 6X veces más efectivos para la limpieza de tu piel, haciendo que tus poros luzcan más chicos y previniendo la formación de puntos negros. Además, su efecto exfoliante elimina las células muertas, dando paso a piel más fresca y radiante.

  1. Un ingrediente: retinol

Retinol (vitamina A en forma de activo cosmético), es un poderoso ingrediente para acelerar el proceso de regeneración celular. Así de simple, pues el ritmo al que tus células se regeneran está directamente ligado a la edad. ¿Qué más hace? Las cremas o serums ricas en retinol estimulan la producción de colágeno, combaten las arrugas, minimizan los poros y reducen las manchas. Check, check, check please!

  1. Un detalle, cejas gruesas

Hay pequeños detalles, aparentemente imperceptibles, que van en relación con la edad. Las cejas de un rostro joven, por ejemplo, son naturales y espesas. Por lo tanto, hace sentido que el grosor y densidad de las cejas sea un signo que delate edad. Evita depilarlas más de lo necesario y ten siempre a la mano un lápiz que ayude a definir su contorno y rellenar las zonas despobladas. También puedes acudir a un profesional que te las diseñe en armonía con tu rostro; con opciones como el microblading, una técnica de maquillaje permanente que modifica la forma y el color de la ceja con un toque súper natural, es posible transformarlas por completo.

  1. Otro detalle, dientes blancos

Con el paso de los años nuestros dientes van acumulando manchas. El consumo de café, vino, té, salsa de soya… contribuyen a este proceso. ¿Sacrificar entonces esa deliciosa taza de café en la mañana o copa de vino durante la cena? ¡De ninguna manera! Trata de lavar tus dientes inmediatamente después de consumir estas bebidas e invierte en un cepillo dental con tecnología sónica que vibre entre 30mil y 40mil veces por minuto, removiendo la placa dental mejor que los manuales. Las tiras blanqueadoras también son efectivas, aunque nada de esto reemplaza en efectividad a la limpieza profunda y tratamiento blanqueador que un profesional ofrece.

  1. Dormir sin limpiar el rostro, un pecado

Nada de “solo esta noche”. Recuerda, ¡todo suma! Durante el descanso nocturno nuestra piel se regenera, proceso que no se cumple si nuestra piel está obstruida por los productos que aplicamos durante y el día y, horror de horrores, por la polución ésta que absorbió. Además, ni siquiera desperdicies ese maravilloso serum en el que invertiste por sus propiedades regeneradoras, pues ningún producto puede penetrar a través de una piel sucia. Mantén tu rutina de limpieza simple, así te asegurarás de aplicarla sin excepción.