Dicen que todos nacemos con una “estrella” y se podría decir que es así. En nuestra carta astrológica podemos analizar donde están ubicados algunos planetas relacionados al éxito, fortuna o metas a alcanzar y cómo se expresarán a través de hechos o eventos a lo largo de nuestras vidas. Esta vez analizaremos la naturaleza y éxito de tres personalidades ecuatorianas que llegaron con un futuro prometedor dispuesto a conquistar.

¡No te pierdas la Carta Astrológica de Virginia Limongi!

ERIKA VÉLEZ

Cuando ella nació, la posición del Sol se encontraba en el signo de Aries haciendo un aspecto armónico a la Luna ubicada en el signo de Leo. Esto ha permitido que su lado consciente e inconsciente favorezcan oportunidades de proyección pública y fama, destacando, no solo por su belleza, al nacer debido a Plutón (un planeta magnético y misterioso) en armonía con Venus (la belleza) estando en conjunción a la rueda de la fortuna (el éxito), sino que en medio de ambos planetas, el aspecto de Neptuno (arte y creatividad) le ha permitido que tenga una gran experiencia en la actuación con una gran proyección en medios de comunicación.

A temprana edad, aquel Neptuno se encuentra a finales del signo de Sagitario, lo cual le da una expansión a la creatividad llegando a manifestarse a través de la casa once del reconocimiento público en el cual Leo hace lo suyo: un reinado.
Con el tiempo, Saturno ubicado en la cúspide de la primera casa de la personalidad a finales del signo de Libra, le favorecerá para conquistar una imagen internacional, pudiendo incursionar en el campo de las comunicaciones. Esta experiencia le favorecerá con el tiempo a tener mayor seguridad para tomar decisiones.

Proyección

Este es el momento más transformador y decisivo para su carrera profesional, Marte le da la claridad en dicha búsqueda y probablemente sea fuera del país natal por un largo periodo. Igualmente en sus relaciones personales hay mucha claridad dejando atrás eventos del pasado en un contexto real: lo que nos mueve, transforma y da vitalidad es el presente. Emocionalmente, es una etapa de verdaderas transformaciones evolutivas, donde la libertad empieza por reconocer la individualidad de cada quién en una relación.

Autor: Ernesto Santisteban

Cita Lectura Carta Astral: (whatssap) 0981135428